Saltar al contenido
Como hacer slime

Como hacer Slime utilizando cola y bórax

En esta receta vamos a enseñarte como hacer Slime utilizando cola y bórax, si te estas preguntando que es bórax no es mas que un detergente que puedes sustituir por otro parecido para preparar el Slime, hay muchas marcas que funcionan igual de bien.

Modo de preparación para hacer Slime utilizando cola y bórax

  1. Vacía un bote de cola blanca en un tazón. Compra un bote de 120 ml, quita la tapa y deja todo el contenido en un tazón pequeño. Utiliza un pegamento escolar común, no cola blanca lavable, o la receta no sale bien. Para un slime aún más interesante, compre una cola de color o con brillo. Utiliza la cola blanca si deseas obtener un slime con un tono opaco.
  2. Agrega un poco de color y brillo, si quieres. Añade unas gotas de colorante alimenticio y algunas cucharadas de purpurina extra fina. Revuelve todo hasta que el color sea uniforme y el brillo se encuentre bien extendido por toda la mezcla. Omite este paso si la cola elegida ya cuenta con color y brillo.
  3. Añade medio vaso (aproximadamente 120 ml) de agua a la mezcla. Revuelve bien hasta que el agua y la cola ya se encuentren bien mezclados. Reserva el plato al terminar.
  4. El siguiente paso consiste en disolver el bórax en agua tibia. Llena la mitad de un vaso con agua tibia y agrega una cucharadita de bórax. Mezcla bien hasta que el polvo esté completamente disuelto. Este paso debe ser realizado bajo la supervisión de un adulto, en caso de que la receta esté siendo elaborada por un niño.
  5. Mezcla los ingredientes. Continúa revolviendo hasta que la cola se convierte en un gel. El resultado final será una bellota de gel en el bol, con un poco de agua, purpurina y colorante alrededor.
  6. Amasa el slime. Toma la masa del tazón y revuélvela entre tus dedos durante unos diez minutos. Como en la receta anterior, no importa si te sobra un poco de agua y cola en el bol, ya que el bórax hará el resto del trabajo. Tal vez sea una buena idea usar guantes de goma en este paso, sobre todo si eres una persona que cuenta con una piel sumamente sensible.
  7. Ahora ha llegado del momento de disfrutar del slime. Estíralo, dale forma, córtalo, arrójalo. Cuando hayas terminado, no olvides guardarlo en un recipiente de plástico, como una bolsa con cierre o un frasco pequeño con tapa. Cuando quieras jugar de nuevo, amasa el slime por, al menos, cinco minutos; esto ayudará a que tome su mejor consistencia.