Saltar al contenido
Como hacer slime

Como hacer Slime utilizando cola y almidón líquido

Hay muchas formas de hacer Slime pero en esta ocasión queremos enseñarte a preparar Slime utilizando cola y almidón liquido, conseguirás una textura uniforme y que tiene una gran elasticidad. Te va a sorprender lo realmente sencillo que es prepararlo. A continuación te mostramos el modo de preparación.

Modo de preparación para hacer Slime utilizando cola y almidón liquido

  1. Vacía un bote de cola blanca en un tazón. Compra un bote de 150 ml de cola, quita la tapa y descarga todo el líquido en un recipiente amplio. Si lo deseas, utiliza una cola con brillo para crear un slime con aspecto brilloso. Si deseas un slime opaco, la cola norma servirá perfectamente.
  2. Añade unas gotas de tinta, acuarela líquida o colorante alimenticio. Mezcla bien y añade más gotas si quieres un tono más fuerte o vivo. Si la cola ya es de color o tiene brillo, omite este paso. No uses pintura acrílica o témpera, ya que son demasiado gruesas y van a dificultar demasiado el proceso.
  3. Agrega un poco de purpurina, si lo deseas. La cantidad depende del gusto personal, pero para mejores resultados, utiliza un tipo de purpurina extra fina. Si la cola ya tiene brillo, omite este paso. Para un slime con un tono metálico, puedes emplear un pigmento en polvo con este tipo de terminado (mica).
  4. Mezcla todo hasta que el color sea uniforme y el brillo quede bien esparcido. Utiliza una cuchara, un tenedor o un palillo de helado para mezclar los ingredientes de la mejor manera posible. Este paso es muy importante, ya que debemos dejar todos los ingredientes en una sola mezcla homogénea.
  5. Una vez que todos los ingredientes se encuentren correctamente mezclados, pasaremos a agregar el almidón líquido, poco a poco. Añade dos cucharadas de almidón líquido y mezclar bien. Continúa agregando y mezclando hasta que la cola y el almidón se mezclen de forma homogénea, en este punto comenzarás a ver cómo se forma el slime. Es probable que utilices de 120 ml 180 ml de almidón líquido. Lo mejor es emplear una taza de medidas, para evitar cualquier error. No uses almidón demás, o, de lo contrario, el slime quedará muy espeso; y puede ocurrir que la receta quede arruinada.
  6. Amasa el slime con las manos. Después de un tiempo, la masa se volverá cada vez más difícil de mover. Cuando esto sucede, retira un pedazo y amasa a mano hasta que esté firme. Es posible que sobre un poco de líquido en el recipiente, no te preocupes.
  7. Ahora el slime casero ya ha quedado listo. Es el momento en el que se puede jugar con él. Obviamente, tenga cuidado para no ensuciar nada. Al terminar de jugar, guarda el slime en una bolsa con cierre o un bol de plástico con tapa; ya que, debido a los ingredientes empleados en esta receta, su consistencia puede cambiar si lo exponemos a las condiciones del ambiente.