Saltar al contenido
Como hacer slime

Algunas pequeñas pero sólidas evidencias más de que Keanu Reeves es un buen tipo

Probablemente nadie se sorprenda si el nombre Keanu Reeves se convierte en sinónimo de la frase “alma buena”. El actor se dedica a la caridad y se ha ganado la reputación de un buen tipo, a pesar del hecho de que tuvo que pasar por muchas pruebas en la vida, que convertirían a cualquiera en un cínico sin remedio. Siempre es amable con los fanáticos, y lo prueban un montón de historias que las personas comparten en la red.

(Un poco mas abajo tienes el resto del articulo, puedes mirar las imágenes y los textos que te ofrecemos pulsando en los botones atrás y adelante. ¡Esperamos que disfrutes de el!)




La historia que esperó su hora durante 18 años

Hace poco, el usuario de Twitter @James_Dator con el mundo la historia sobre su encuentro de hace muchos años con Keanu Reeves.

“Les contaré una historia sobre Keanu Reeves en honor al estreno de John Wick 3. En 2001, Keanu llegó al cine en Sídney donde yo trabajaba. En ese momento, estaba filmando la trilogía de Matrix. Era una tranquila mañana de miércoles, casi no había nadie en el cine. Yo estaba detrás de la caja, aburriéndome terriblemente, y de pronto apareció un tipo con jeans, una chaqueta de cuero y un casco. Era un casco extraño, como los que se usan para montar. Me tomó al menos 30 segundos dejar de mirar el casco y entender que quien estaba frente a mí era Keanu Reeves. Quería comprar una entrada para ver la película con Johnny Depp Desde el infierno.

Me impresionó tanto el hecho de que frente a mí había una estrella, que, como cualquier adolescente de 16 años, le ofrecí aprovechara mi descuento para empleados. Para eso, tendría que firmar un papel, lo que significaba que tendría su autógrafo. ‘Pero no trabajo aquí’, respondió Keanu. Creo que mi oferta lo desconcertó. Me dio vergüenza y le di una entrada común. Me regañé por no haberle pedido un autógrafo.

Después de 2 minutos, alguien llamó a la puerta de la caja. Creí que era el gerente. Pero era Keanu. ‘Pensé que probablemente querías pedir mi autógrafo’, dijo. ‘Firmé esto’. Y me dio una factura del bufet, firmado en la parte posterior. Luego, como si nada hubiera pasado, tiró el helado comprado al basurero y se fue a ver la película. Solo más tarde me di cuenta de que, no, él no quería ese helado, sino que lo compró solo para obtener un papel y firmarlo para un tonto de 16 años”.

1 / 10